Jon Karro, récord mundial (** Em espanhol **)

El triatleta insulinodependiente Jon Karro ha conseguido batir el récord mundial jamás logrado por una persona con esta enfermedad después de rodar durante 24 horas seguidas en bicicleta.

Jon ha sido recibido entre aplausos a las seis de esta tarde en Matiena, justo un día después de que se lanzara a un nuevo desafío a su resistencia. A su llegada, su aspecto físico era el de quien hubiera salido a dar un paseo. El abadiñarra ha manifestado que las únicas dificultades que ha experimentado han sido el frío en algunos momentos de la noche y el sueño, pero que el hecho de haber estado acompañado en todo momento le ha ayudado a superarlas. Por la mañana, el sol ha sido suficiente para reactivarlo.

También ha sufrido por la rigidez a que le obligaban algunas posturas y ha acabado con molestias en los glúteos, pero por lo demás ha afirmado encontrarse “muy bien” a su llegada.

Entre quienes más le han apoyado en este desafío están el campeón mundial de ultrafondo Julián Sanz y el médico Pablo Aranda. También le han animado otros triatletas y personas del Duranguesado y Arratia que exhibían pancartas de aliento a su paso. Jon agradeció a todo el mundo este respaldo a través de los medios de comunicación y directamente a las decenas de personas que le esperaban en la línea de llegada. También a todos los aficionados que le han acompañado en varios tramos.

Una autocaravana aparcada en la avenida de Trañabarren le se servido de punto de control. Allí ha parado cada vuelta de 94 kilómetros para medir el nivel de insulina y satisfacer sus necesidades fisiológicas. Tal y como confesó, ha ingerido bastante cafeína para mantenerse despierto.

Una representación del Ayuntamiento de Abadiño, encabezada por el alcalde, José Luis Navarro, a quien acompañaba la concejala de Cultura, Inma Zapardiez, ha acudido al recibimiento. Ambos le han entregado un ramo de flores y otros regalos. El consistorio ha apoyado a Jon en todos sus retos porque, a decir de Zapardiez, es un ejemplo para las personas que sufren de diabetes.

Nuevo reto en perspectiva

Jon, micrófono en mano, les ha agradecido el gesto, y también a todos los vecinos que acudieron a recibirle. Además, pidió disculpas a quienes hubieran podido despertar por la noche con los bocinazos de la furgoneta de apoyo, aunque cree que la ocasión lo requería.

Un organismo estadounidense que registra este tipo de marcas envió al triatleta el jueves un correo electrónico en el que le confirmaba que, de aguantar las 24 horas, batiría un récord del mundo. Pero para él, acostumbrado a conseguir lo que se propone en el deporte, marcar un nuevo hito parece resultar de lo más natural.

No contento con esta conquista, ya está preparando una nueva hazaña. No ha querido detalles, aunque ha anticipado que será en una isla y que informará de las novedades a través de las redes sociales.

Para acessar a notícia original clique aqui.

Share